Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 12:27 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Pueblos mágicos

La nota negra ¦ Por Francisco Hinojosa

 

Desde el 2001, la Secretaría de Turismo impulsa un programa llamado “Pueblos mágicos”. El primero fue Huasca de Ocampo, en Hidalgo, al que le siguieron Tepoztlán, Morelos, y Real de Catorce, San Luis Potosí. En la actualidad son 111 los que tienen esa distinción y para este 2017 se sumarán otros diez. Conozco veintiocho de ellos. Según creo, algunos han perdido su magia debido precisamente a la razón por la cual obtuvieron tal categoría: el turismo y el comercio.

Para aspirar a entrar en esa lista se requieren algunas condiciones: tener atractivos turísticos naturales, históricos y culturales, estar a una cierta distancia de alguna ciudad, contar con un comité local que le haga seguimiento, otorgar recursos presupuestarios y otros más. Un pueblo mágico puede dejar de serlo por razones que no atañen a los lugareños o sus autoridades, sino a problemas de inseguridad y delincuencia que hacen que pierda su atractivo y por lo tanto no fluya el turismo, razón por la cual se obtiene el nombramiento. Así sucedió con Cuitzeo, Santiago y Creel (¡Santiago Creel!). Mier, Tamaulipas, estuvo a punto de perderlo por esas razones: pasó de ser un pueblo mágico a un pueblo fantasma (y luego a un “pueblo heroico”, declarado así por el H. Congreso del Estado) ya que una gran parte de la población huyó debido a la violencia generada por la guerra de Calderón contra el narcotráfico.

Por recomendación de una amiga potosina, mi esposa y yo estuvimos en Mineral de Pozos, Guanajuato. Llegó a ser una comunidad minera de gran prosperidad entre fines del xix y principios del xx. De los 70 mil habitantes que tenía, hoy está entre dos y tres mil. Aunque ciertamente tiene unos cuantos hoteles, tiendas y restaurantes se siente un pueblo fantasma. En unas cuantas horas recorrimos todo el poblado. Éramos los únicos huéspedes en el hotel en el que nos quedamos, así que hacia las nueve de la noche los empleados nos dijeron que se iban a sus casas y nos dieron las llaves para entrar y salir cuando quisiéramos.

A media hora de allí, San Miguel de Allende reúne todos los requisitos para ostentar el calificativo de mágico. Obtuvo el nombramiento en el 2002, que después fue cambiado gracias a que logró una distinción mayor por parte de la unesco al considerarla Patrimonio Cultural de la Humanidad. En el 2013, la revista Condé Nast Traveler la consideró como una de las mejores ciudades del mundo, junto con otras veinticuatro. Su oferta gastronómica es vasta, hay hospedajes airbnb, hoteles suficientes y una gran cantidad de tiendas de todo tipo. Allí se llevan a cabo festivales de música barroca y de cámara, de cine, de jazz y blues y uno internacional de escritores y literatura, en inglés y español, que ha tenido entre sus invitados a Sandra Cisneros, Margaret Atwood, Naomi Klein, Joyce Carol Oates y Alice Walker.

Además de ese festival, el año pasado fui invitado a un programa llamado Libros para Todos, que consistió en visitar cinco escuelas rurales que fueron dotadas con cuentos míos. Entre otras festividades, desde hace más de cuarenta años se celebra el “desfile de los locos”, que invita a todos los habitantes a disfrazarse el primer domingo después del 13 de junio, día de San Antonio, y caminar desde la salida a Celaya hasta el centro histórico.

Tiene una alta población de extranjeros, principalmente norteamericanos, muchos de ellos jubilados. Es el único lugar de Estados Unidos en el que no piden visa para entrar. En noviembre del 2016, los integrantes del cabildo de la ciudad declararon a Donald Trump como persona non grata por su discurso xenofóbico. Este mes, con la iniciativa de La Troupe (compañía bilingüe de teatro), se presentará El largo viaje del día hacia la noche de Eugene O’Neill, un intenso drama familiar que su autor pidió que se estrenara veinticinco años después de su muerte, algo que no sucedió porque su esposa decidió no hacerle caso. Dice Marcela Brondo, directora creativa de La Troupe: “En la frontera norte, un muro es construido para separarnos. Aquí construimos un puente cultural entre nuestras comunidades.”

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 12 de agosto de 2017 01:20
ultima modificacion Ultima modificación: 20:56
autor Por: Francisco Hinojosa /@panchohinojosah
 
 
Todo sobre este tema
 
 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones