Diario La Razón
Domingo 20 de Agosto | 7:45 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
El arte y los muertos indóciles

El sino del escorpión ¦ Por Alejandro de la Garza

 

El alacrán vuelve a la crítica de arte luego de haber lamentado en su columna anterior la muerte de varios de nuestros críticos principales (Debroise, Tibol, Manrique, Del Conde, Rodríguez Prampolini) y acusar, acaso de forma parcial, un empobrecimiento de los estudios históricos y críticos en materia de arte mexicano.

De manera injusta, el arácnido no mencionó otras novedosas aproximaciones a la crítica de estudiosos, curadores y galeristas, quienes aportan opiniones documentadas sobre nuestro arte contemporáneo.

Destaca, por ejemplo, la serie de conversaciones en la revista La Tempestad (http://www.latempestad.mx/) donde se indaga en la aparente “muerte de la crítica de arte en México” a través de las voces de Cuauhtémoc Medina, Brett W. Schultz, Melanie Smith, Itala Schmelz y demás estudiosos, quienes recorren el desarrollo de la expresión artística mexicana e indagan en los procesos de comunidades artísticas de los años setenta, como el No Grupo, Proceso Pentágono, Suma, Peyote y la Compañía, o de los noventa, como el Taller de los Viernes, semefo, Temístocles 44 o La Panadería, y aun en las “búsquedas posmodernas mexicanas” de la galería Kurimanzutto y las ferias Zona Maco, Salón Acme y Material Art Fair.

Registrada esta aclaración, el artrópodo lamenta hablar de nuevo de las noticias necrológicas de artistas, escritores, periodistas e incluso (ex) amigos del venenoso. Casi al iniciar la semana falleció Rius, un maestro de generaciones de “moneros” a quienes la falta del enorme artista deja en confesa orfandad, tal como lo expresó Rapé: “Todos los moneros somos hijos de Rius”.

Asimismo, falleció el peleonero, combativo e irreductible Jaime Avilés, con quien en los años ochenta el alacrán compartió amistad, vinos y aventuras. El Avilés admirador de Lenny Bruce, el de los sketches cómicos, la ironía risueña y cáustica, el cronista, cancionero y trasnochador a quien el tiempo y las cuestiones políticas alejaron injustamente de sus amigos de antes.

Periodista bravo, Avilés llegó a denostar por escrito al escorpión y a varios de sus amigos escritores y periodistas por no coincidir con su extrema visión de la política mexicana.

Con todo, si hay quienes reivindican a Marcelino Perelló —también fallecido esta semana—, el alacrán insiste en recordar a Jaime en sus mejores momentos de amistad, porque está seguro, como quería Roque Dalton, de su calidad de “muerto indócil”.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 12 de agosto de 2017 01:19
ultima modificacion Ultima modificación: 21:03
autor Por: Alejandro de la Garza @Aladelagarza
 
 
Todo sobre este tema
 
 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones