Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 10:39 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Bibiana Belsasso Bibiana Belsasso
 
Bibiana Belsasso
 
Matar en la catedral

Bibiana Belsasso

 

El martes pasado, un hombre agredió con un arma blanca a un sacerdote en la Catedral Metropolitana, dejándolo gravemente herido.

Según las autoridades, el hombre simplemente se acercó al sacerdote, lo sometió y le introdujo una navaja en el cuello. Minutos despúes de la agresión, la gente que se encontraba en la catedral alertó a los policías, quienes detuvieron al agresor y aseguraron el arma punzocortante que arrojó, tras cometer el ilícito.

El agresor fue llevado al Ministerio Público, pero se negó a rendir su declaración y a que se le tomaran huellas dactilares.

El detenido se identificó como John Rock Schild, dijo ser un actor norteamericano; sin embargo, en redes sociales se registró la versión de que poseía la nacionalidad francesa. En realidad no hay ningún registro de migración de este hombre en nuestro país.

El médico legista determinó que el sujeto se encontraba bajo sustancias tóxicas o en estado de ebriedad, por lo que sugirió una revisión psiquiátrica en un hospital del sector salud.

De los resultados de los estudios practicados en el hospital psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, de la Secretaría de Salud federal, el médico psiquiatra que lo valoró, concluyó:

1.— El individuo padece un trastorno mental, denominado Trastorno Psicótico, de origen a determinar;

2.— No se encuentra apto para rendir declaración ante autoridad ministerial y/o judicial;

3.— No tiene la capacidad para entender el carácter ilícito de un hecho, así como de conocer y querer realizarlo;

4.­— En el caso que el presentado sea trasladado a un centro penitenciario, se ha instruido que reciba atención psiquiátrica y se valore la instalación para su tratamiento.

Ante estos resultados, el Ministerio Público informó que solicitará la medida cautelar que le corresponda al presunto agresor, con la petición de que sea ingresado en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur, para el tratamiento que le corresponde.

Son muchos los casos de agresores que cometen delitos por desequilibrios mentales. Justo ayer murió Ian Brady, un pederasta y homicida de niños en los años 70, quien junto con su novia, mató a cinco menores de edad.

En 1966, la pareja fue condenada a cadena perpetua por el asesinato de Edward Evans y de John Kilbride, gracias a que el Reino Unido había abolido la pena de muerte unos meses antes.

Brady fue ingresado en noviembre de 1985 en un hospital psiquiátrico de máxima seguridad, diagnosticado con psicopatía.

Dos años después escribió una carta a la BBC, ofreciendo información incompleta sobre cinco “nuevos” asesinatos que había cometido.

En el hospital, Brady intentó suicidarse varias veces y pasó 17 años en huelga de hambre. Ante esto, el juez obligó a los médicos a alimentarle a través de una sonda gástrica para mantenerle con vida, hasta que esta semana apareció muerto en su celda.

Tanto el caso del agresor del sacerdote como el de Brady, son considerados como un trastorno de personalidad llamado psicopatía.

Las estadísticas demuestran que la gran mayoría de los delincuentes en las cárceles presentan psicopatía. En México hay más de 900 mil personas psicópatas, y representan del 1 al 3% de la sociedad.

Por lo general son personas muy inteligentes, extremadamente verbales y asertivas. Además son seductoras, pero sobre todo experimentan una falta de arrepentimiento total, ausencia de sentimientos.

Existen muchas personas psicópatas que podrían estar interactuando con cualquiera de nosotros y es difícil de detectarlas. Los trastornos psicóticos son psicopatologías graves en las cuales la persona pierde el contacto con la realidad. Los síntomas más característicos son las alucinaciones y delirios.

La tecnología actual y el desarrollo de las neurociencias han permitido a los científicos llegar a estudiar algunos de los rincones más oscuros del cerebro, para poder descifrar qué detona este comportamiento. Con estos estudios se puede diferenciar el cerebro de una persona normal del de una persona criminal.

Lo grave es que difícilmente se detecta a un psicópata de esta índole antes de que cometa un crimen.

bibibelsasso@hotmail.com
Twitter:
@bibianabelsasso




 
 
 
 
fecha 18 de mayo de 2017 01:34
ultima modificacion Ultima modificación: 19:46
autor Por: Bibiana Belsasso
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas El traslado de la Chapodiputada 00:49
Notas Relacionadas Trump, el racista inevitable 01:12
Notas Relacionadas El diputado de Morena embargado por el Tesoro 00:05
Notas Relacionadas Rafa y Julión patrocinan a ahijado de El Chapo 00:05
Notas Relacionadas El padrino de Rafa y de Julión 00:05