Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 10:41 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Martín Vivanco Martín Vivanco
 
Martín Vivanco
 
Las Mujeres Maravilla

Martín Vivanco

 

Hace unos días apareció una nota en diario El País en la que se relataba el efecto que causó la película de la Mujer Maravilla entre los alumnos de una guardería. La encargada de ésta envió una carta a la directora de la película, Patty Jenkins, describiéndole el cambio de conducta de los niños y niñas después de ver el filme. Su efecto es extraordinario y digno de tenerse en mente. Veamos.

Algunas de las conductas que se describen en la carta son: Una chica “preguntó seriamente al profesor si podía deshacerse del uniforme y cambiarlo por la armadura de Mujer Maravilla, porque quería "estar preparada en caso de tener que salvar al mundo". El profesor (o profesora) se rió y dijo que de acuerdo. Al día siguiente la niña vino disfrazada y ningún niño se inmutó.” Otra niña dijo: "Cuando sea mayor quiero hablar cientos de idiomas, como Diana [nombre real de la Mujer Maravilla]". Finalmente, “siete niñas jugando durante el recreo del martes, diciendo que, ya que todas ellas querían ser la Mujer Maravilla, habían acordado ser amazonas y luchar unidas contra el mal en vez de pelear entre ellas”. [1]

Es decir, en una sola semana, como resultado de ver la película, los niños y niñas cambiaron la forma en que se perciben ellos mismos; cómo se relacionan entre ellos; y cómo ven al mundo. Y eso se logró gracias a que la película transmite algo esencial: emociones. Ya Martha Nussbaum, desde hace tiempo, ha advertido la importancia que guardan las emociones no sólo para la vida personal, sino para la vida política. Los principios de justicia, dice Nussbaum, no se pueden quedar en el mundo abstracto, sino que deben anclarse en la forma en que los humanos nos relacionamos los unos con los otros en el mundo real, esto es, a través de las emociones. [2] Son las emociones las que dan vida a principios como la igualdad, la libertad, y la solidaridad. En el caso de Mujer Maravilla, la película transmitió a los niños y niñas de la guardería la emoción por la cultura y la comunicación –es el caso de la niña que quiere aprender varios idiomas-; el sentir que un grupo de mujeres puede cambiar al mundo para bien y que es mejor emprender tal hazaña en equipo, y más importante aún, logró que los niños vieran con toda naturalidad a una mujer en una posición fuerte, de liderazgo. En un mundo en el que el machismo está tan asentado, el logro no es menor.

En la antigua Grecia, las obras de teatro jugaban un papel central en la educación de los ciudadanos. Era tal su importancia que durante la puesta en escena todos los otros asuntos de la ciudad se detenían. Además, los ciudadanos no sólo eran meros espectadores sino que también dirigían y actuaban en las mismas. Algo sabían los griegos del poder transformador de la cultura. Algo sabían.


 [3] http://verne.elpais.com/verne/2017/...  [4] Nussbaum C., Martha, Political Emotions. Why Love Matters for Justice. Harvard. 2015.

Email: martin_mvp@yahoo.com

Twitter: @MartinVivanco




 
 
 
 
fecha 19 de junio de 2017 00:02
ultima modificacion Ultima modificación: 00:39
autor Por: Martín Vivanco
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas El poder integrador de la arquitectura 00:06
Notas Relacionadas Lola en Venezuela 00:30
Notas Relacionadas La educación emocional 07:46
Notas Relacionadas El mito de los millenials 07:47
Notas Relacionadas El mito de los millenials 00:40