Diario La Razón
Domingo 23 de Julio | 9:40 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Eduardo Nateras Eduardo Nateras
 
Eduardo Nateras
 
Un frente amplio opositor

Eduardo Nateras

 

Ni bien terminan de reponerse los partidos de los desgastantes procesos electorales locales de hace menos de un mes, cuando ya tienen que hacer un corte de caja de dichos resultados y plantearse seriamente cuál será su estrategia para los comicios del próximo año, pues en septiembre dará inicio el Proceso Electoral Federal 2017-2018.

Fue de esta manera que casi de forma simultánea, tanto el PAN como el PRD llevaron a cabo reuniones internas a partir de las cuales anunciaron, cada quien por su cuenta, la intención de construir un frente opositor en contra del PRI –y ahora, aparentemente también contra Morena– de cara a las elecciones del próximo año, con lo cual se abrió la posibilidad de la construcción de una coalición entre ambos partidos.

Por parte del PAN, es de resaltar el acompañamiento que tuvo la propuesta aliancista hecha por su presidente nacional, Ricardo Anaya, por parte de Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, quienes en conjunto representan los principales precandidatos panistas a la presidencia de la República. Si bien en épocas recientes ha habido serias desavenencias entre estos personajes –principalmente entre Margarita y Ricardo, justamente derivado del proceso de definición de la candidatura presidencial del partido–, al menos con respecto a esta propuesta, las diferencias quedaron de lado.

Respecto al PRD, el tercer lugar obtenido en las elecciones del Estado de México –en buena medida, gracias a la sobresaliente candidatura de Juan Zepeda– le significaron una suerte de segundo aire, cuyo horizonte aspiracional pasó de simplemente buscar conservar el registro, a convertirse en el “partido bisagra” capaz de darle el triunfo a quien lo quiera de aliado en los comicios del próximo año.

Cabe mencionar que en el anuncio hecho por la presidente nacional perredista, Alejandra Barrales, en ningún momento se habló específicamente del PAN como su próximo aliado. Sin embargo, si se considera la inmediata reacción por parte del líder de Morena, quien una vez más despreció una alianza con el mismo partido que lo postuló como su candidato a la presidencia de la República en 2006 y 2012, todo indicaría que panistas y perredistas compartirían proyecto y candidaturas una vez más.

De darse una coalición entre el PAN y el PRD, pueden dejarse de lado dudas sobre su viabilidad y efectividad, por más que se le dé vueltas a la aparente incongruencia ideológica que representa una alianza entre estos dos partidos. Este mismo modelo está más que probado y garantizado, pues desde 2010 les ha funcionado una y otra vez, les ha permitido obtener la gubernatura de diversas entidades del país –Nayarit la más reciente, el pasado 4 de junio– y, sobre todo, les ha significado la fórmula perfecta para sacar al PRI del poder en lugares donde siempre había gobernado –Durango, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa y Veracruz-.

Además, si un mensaje puede rescatarse de los más recientes procesos electorales locales, es la importancia de las alianzas para ganar elecciones. En donde hubo alianza opositora –entre el PAN y el PRD en todos los casos–, dicha oposición pudo alzarse con el triunfo. En donde no se alcanzaron acuerdos –ya fuera el PAN o Morena siempre con el PRD– para competir aliados contra el PRI, no tuvieron la fuerza suficiente y perdieron.

Sin embargo, el gran obstáculo que enfrenta la construcción de una coalición entre el PAN y el PRD, sin duda alguna, será la definición del candidato presidencial que los abanderaría. Por cómo se encuentran las preferencias electorales, la lógica indicaría que el candidato de estos partidos tendría que emanar del PAN. Pero, ¿acaso los perredistas, en un momento dado, estarían dispuestos a apoyar a Margarita Zavala como su candidata, la esposa de quien supuestamente les robó la presidencia en 2006? Una negociación nada sencilla y con el tiempo como principal elemento en contra para la construcción de un proyecto conjunto.

Respecto a Morena y su omnipresente líder, pues la tiene, es suya y, al parecer una vez más, la dejará ir. Simplemente no entiende que no entiende.

Twitter: @eNateras

Email: eduardonateras@hotmail.com




 
 
 
 
fecha 30 de junio de 2017 00:35
ultima modificacion Ultima modificación: 22:45
autor Por: Eduardo Nateras
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas El reto fiscalizador del INE 00:59
Notas Relacionadas ¿Qué lecciones se llevan los partidos? 01:35
Notas Relacionadas Morena y su pacto con el diablo 00:51
Notas Relacionadas Corrupción, una semana más 01:40
Notas Relacionadas Arranca carrera por el 2018 02:46