Diario La Razón
Domingo 20 de Agosto | 7:54 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Carlos Urdiales Carlos Urdiales
 
Carlos Urdiales
 
Los astros se alinean para EPN y PRI

Carlos Urdiales

 

Para el Presidente Peña Nieto lo fundamental es que su visión de país no naufrague con el hundimiento temprano de sus reformas estructurales.

La supervivencia de su proyecto implicará la suya y quizá la del PRI si éste emprende su propia reforma y se moderniza aun a costa de purgas y escisiones. La vida del proyecto peñista pasa, inexorablemente, por la derrota de López Obrador.

El gobierno de Donald Trump se ha convertido en un factor de la ecuación global y binacional, pero no en aquel Atila (azote de Dios) que tanto temimos.

La renegociación del TLC está por comenzar y sus inherentes altibajos y tensiones se dan por descontados. Los pronósticos sobre el crecimiento de la economía nacional para este año repuntan (rozan ya el 2.5 por ciento), los mueven Banco de México, Inegi, FMI y Banco Mundial. El empleo crece, igual la polémica por su calidad, pero crece. La inflación se contiene, el consumo crece. No existe crisis. Hay bandera.

Las rejas dibujadas delante de Javier Duarte, Borge, Yarrington, Granier, Padrés, próximamente de otro Duarte, más los chapos similares y conexos, fortalecen el mantra: Esta administración combate, persigue y castiga.

A pesar de encuestas que ubican a Morena en el top de las preferencias, la historia de 2006 y 2012 atempera no el triunfalismo de AMLO, pero sí el derrotismo ex ante de priistas y eso, a la hora de la batalla, cuenta. Edomex así lo confirma. Haya sido como haya sido.

Estrellas que implosionan en el universo lopezobradorista alientan la idea del triunfo posible. Tláhuac, El Ojos, Eva Cadena, Morena y su estela confirman que omisiones interesadas y perversas carecen de patente en la administración pública mexicana. La corrupción es endemia cultural, ¿recuerda? EPN dixit.

Los tramos de responsabilidades en el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca erosionan la inocencia de quienes aún creen que, si con amarillos o morenos se trata, hay garantías contra negligencia y corrupción.

La batalla azul por la candidatura presidencial, que incluye simular la posibilidad del Frente Amplio Democrático con los amarillos, posterga el destape priista, recorta convenientemente el periodo de exposición de aquellos personajes que estarán en la boleta el 3 de junio.

++++++++

El trote eterno y solitario que tanto gusta a AMLO, con el cual ejercita sus altos niveles de conocimiento, tendrá que enfrentarse, a partir de los destapes priista y panista, con los debates que aborrece y rehúye; su sectarismo, con las alianzas inevitables tras el naufragio del FAD; su gusto por simplificar asuntos complejos (populismo versus realidad), contra el detalle y los “cómos”, en eso la tragedia democrática que vive Venezuela ayuda a los anti-Morena.

La XXII Asamblea Nacional priista, dentro de 11 días, es otra constelación por acomodarse en esta perspectiva astronómica a través de la cual leales al Presidente vislumbran la ruta para salvaguardar el proyecto y sus intereses. Los legítimos, pero también los perversos.

urdiales@prodigy.net.mx
Twitter:
@CarlosUrdiales




 
 
 
 
fecha 6 de agosto de 2017 00:30
ultima modificacion Ultima modificación: 17:19
autor Por: Carlos Urdiales
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas El nuevo PRI de EPN vs. el viejo PRI de AMLO 07:13
Notas Relacionadas Pepe Calzada ¿levanta la mano? 01:20
Notas Relacionadas Unidad y competitividad (claves del tapado) 00:56
Notas Relacionadas Pan y circo 00:20
Notas Relacionadas Del socavón a la Asamblea priista ¿Camino a la victoria? 01:26